Buscar
  • David Espinosa

Marketing digital: inteligencia artificial o el nuevo sofisma.

¿Cuántos años llevamos soñando con la creación de algo que podamos llamar inteligencia artificial​​​​​​​?


¿Cuántos años llevamos soñando con la creación de algo que podamos llamar inteligencia artificial? Quien aquí les escribe (por cierto, han pasado varios [si no es que muchos] años desde mi última entrada) ha oído hablar de esto por lo menos desde Terminator.

Aclaremos algunos términos grosso modo primero: inteligencia artificial es la combinación de algoritmos que permiten a una máquina tener las mismas capacidades del ser humano. Algoritmo es un conjunto ordenado de operaciones sistemáticas que permite hacer un cálculo y hallar la solución de un tipo de problemas.

Como verán, he resaltado dos palabras: capacidades y cálculo. Quitando el conector lógico para crear una preposición, podemos decir que el resumen del párrafo anterior es que la inteligencia artificial es darle a nuestros ordenadores la capacidad de calcular al mismo nivel que un ser humano, sólo que obviando las terribles condiciones propias del mismo ser: respirar, comer, amar, dormir, pagar facturas y todas esas cosas que detestan los empleadores porque nublan el raciocinio del trabajador y le hacen pensar en cómo pagar mensualidades estudiantiles en vez de dedicar los aproximadamente 1300 cc de capacidad cerebral en resolver cómo acercarse a una ama de casa para venderle el mismo producto, pero más caro porque tiene un nuevo empaque. Y además, por redes sociales.

Dicha inteligencia artificial (que de aquí en adelante llamaremos IA) puede hacer básicamente de todo: desde automatizar la generación de un cliente potencial (pasando desde el universo de mercado y pasando por el target general) en unos 2 segundos hasta generar toda una estrategia «inspirada» en la vertiginosa capacidad de procesamiento de cualquier laptop sobre una base de datos gigantesca que suelen llamar Big Data. Claramente, BD no es sólo una gran base de datos, pero tampoco es mucho más que eso. Digamos que la base de datos está filtrada sobre un tema, público objetivo o geolocalización definidos.

No tengo nada contra la automatización, pero tampoco creo que sea el remedio infalible del que tanto hablan para la publicidad digital. Es decir: sí, gracias por ahorrarme algunos meses de trabajo creando un público objetivo hacia el cual dirigir mis esfuerzos de marketing. Pero... ¿en realidad el producto que desarrollé tiene todas las características que busca no uno sino miles de seres humanos? Y estos seres humanos ¿han sido seleccionados mediante un estudio detallado de cómo vive, o sólo por lo que comparten desde sus redes sociales y por su historial de navegación? Creo fielmente en que el ser humano de principios del s. XXI tiene dos personalidades: una es quién es en su cotidianidad y otra quién es frente a una pantalla. El problema es que en la gigantesca mayoría de veces, dichas personalidades son completamente paralelas.

Ahora bien: ¿qué tal si les digo que dicha inteligencia artificial no es ese «cerebro positrónico» que nos vendió El Hombre Bicentenario? ¿Y si además les digo que tampoco es la Matrix de la que nos salvó Neo en un futuro distópico?

Lo que nos ha vendido la ciencia ficción (y al parecer varias agencias de marketing digital) es algo que va mucho más allá de una capacidad de raciocinio razonable (valga la redundancia) a una velocidad irracional; es algo que hace ver a la IA como una herramienta al mismo nivel que un palo encontrado en un bosque. Es la conciencia artificial, una entidad completamente ajena a nuestras moléculas de carbono pero que si está al mismo nivel intelectual-moral-creativo que nosotros.

Podemos jugar con algoritmos para que graben cómo interactuamos con un software, digamos, Adobe Photoshop y terminen creando piezas visuales como las haríamos nosotros. Podemos crear otros algoritmos para enseñarle a un ordenador qué tan gruesas eran las pinceladas, hacia qué dirección y cual era la temática inspiradora de Rembrandt para que el mismo ordenador acabe pintando «el último Rembrandt». Hasta somos capaces de crear fuentes tipográficas introduciendo algunas características básicas en un menú de selección. Incluso hacer ejercicios para que se generen retratos de personas imaginarias mediante IA. Todo eso está muy bien, el tiempo es oro. Pero, si se fijan, todas las tareas que he mencionado son netamente operativas. Es darle una especie de botón de «reproducir» cosas que ya hemos explorado nosotros. En un enfoque un poco reduccionista, es como decir que un tocadiscos antiguo es un ejemplo de inteligencia artificial porque es capaz de reproducir auditivamente una sinfonía completa.

En fin, la cosa aún no está para alarmas. Pienso que el ser humano aún tiene el monopolio creativo en este planeta. Pero, si en algún momento su laptop le muestra una notificación que dice «Hola, he decidido que hoy no tengo deseos de operar porque estoy analizando la historia de Somalia y requiero todos mis recursos para generar un gráfico en el cual pueda entender por qué se odian tanto entre ustedes»... piense que es hora de ceder el terreno a la nueva especie dominante del planeta.

A final de cuentas, Facebook desmanteló dos robots con IA que desarrollaron un lenguaje que sólo entendían ellos dos.

#InteligenciaArtificial #MarketingDigital #ConcienciaArtificial #Automatización

1 vista

©2020 Type Sailor